El pasado día 11 de septiembre el taller celebró sus quince años de creado. Su escritora más joven, Betsabeth Mariam Zaldívar, (nacida en 2002), no pudo asistir porque estudia en la Universidad Central Marta Abreu y nos envió este emotivo mensaje.

Para Félix Sánchez Rodríguez

Holaaaa…….. Ja ja, me llegó la advertencia de que quien no se reporte se le da baja, así que aunque no puedo estar por lo menos escribí algo para que lea ese día si se da la oportunidad. En la escuela me va muy bien, estoy enamorada de mi carrera, aunque eso si, tengo que leer hasta el cansancio, pero ya verás que un día regreso hecha toda una mujer, espero, ese día también un poquito más gorda. Muchos besos.

Para Compay Grillo

Holaa… Si el Compay Grillo pensaba que me iba a perder la fiesta, informo que se equivoca. Cuando uno pasa más de un año transitando cada segundo miércoles por la biblioteca aunque se mude a Neptuno seguirá llevándola en el corazón. Yo, por ejemplo, sentada en una de las aulas de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, no puedo pensar en otra cosa que no sea el taller, ese que cumple hoy 15 años y yo, por estudiosa, no podré festejar.

Los imagino a todos sentados junto a la mesa, Pacheco con la rifa, vendiendo números, Mayda con el café, Lozada preparando una rima, Ilieva, Leo, Yasmani, de indisciplinados todos, conversando y Félix que hagan silencio, que no dejan escuchar…. Los imagino y se me llenan los ojos de lágrimas.

Un día fui yo la nueva, la que todo el mundo miraba curioso preguntándose qué iba a dar, a la que le temblaba la voz y un poco también las manos. Miraba entonces alrededor y solo veía sonrisas, que de tan sinceras intimidaban. Pero pronto pasó el miedo, el pánico a leer en público, a equivocarse, si uno escribía una oración mal ahí estaba ese gran hombre de apellido Sánchez para encontrarle algo bueno al texto. Pasaron las cosas buenas y malas y con ellas también el tiempo pasó, sin embargo, ese tiempo en el Compay Grillo al que todavía perteneceré si me dejan, me marcó como muchacha, como estudiante y sobre todo como persona. El Compay Grillo para mi sigue siendo Familia, Amigos, Risas, y también el culpable de que me encuentre hoy estudiando la carrera de Filología, tan lejos de Ciego y de su festejo.

Apuesto seguirán llegando integrantes bueno, talentosos, con futuro dentro de la literatura y la lista de Félix parecerá un pergamino de tantos nombres. Pero entre todos esos, por favor, que no se quite el mío, porque cualquier día los sorprendo y van a tener que buscarme cama y comida ja ja. Un abrazo para todos, para que lo repartan junto con la merienda que se que va a ser a lo grande y que cumpla muchos más. Los quiero.